martes, 18 de octubre de 2011

No me dejes, no, Ne me quitte pas, especial poesía y música que desvelan

Soy también esta medalla que pierdo
como quien pierde una antigua suerte,
la llave de una puerta que abre lo que no existe,
Una cadena de finos karmas
que alguien cuelga al cuello del abandono
Soy este disfraz
y lo que transpira debajo de la voz
que me quita el sueño.
Soy esta piedra
que se me prende fuego
al fondo
lo que desbordó de mis vendas
de mis vasos con agua
el afán de retener una fe vencida,
soy el ruedo de lo hilvanado con error
soy sólo esta cara de la medalla,
su esperanza partida,
lo que cae siempre de un solo lado,
con su destino en vano hacia arriba,
en las alcantarillas, en los taxis, en el ansia
o en los viejos senderos del sin retorno


soy un nombre sobre la cicatriz de otro nombre
que eligió perderse, esa noche
u otra mañana,
casi por descuido
y ha sido esta medalla que perdí
como quien pierde un zapato un guante,
una memoria par que calza
en una vida anterior y breve.
Porque las dos fuimos parte de lo que se deja,
Pero ella ya no era parte de lo que se encuentra
ni yo parte de lo que alguien pierde...
No pudimos estar las dos en la misma dimensión de cosas.
No pude fundir el rostro joven
a la cruz de la anciana infancia
Cuando vuelva a aparecer
me devolverá el lugar de huérfana
recobrará sus iniciales,
y alguien me habrá dejado nuevamente.

Laura García del Castaño
(Córdoba, Argentina, 1979)


No me dejes, no 
(Ne me quitte pas) 
en la voz de Liliana Felipe, 
aunque el gorrión de París está en mí, ¡siempre!


1 comentario:

  1. Es hermosa esta poeta. Sólo puedo decirte que no hay que dejar de leerla.
    Un abrazo

    ResponderEliminar

¿Qué opinas? ¿Qué sientes?

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...